Afila tu hacha

Tienes un objetivo, tienes la estrategia,
pero estás en un punto en el que no avanzas
y no sabes por qué.

Cada vez que intentas ponerte en marcha te bloqueas, te autosaboteas o acabas dejándolo para mañana.

Sientes que ya no tienes esa motivación que tenías cuando empezaste.

De repente sientes que no vas a poder, te vuelves pequeña y una vocecita interior no para de sugerirte que te rindas, que esto no es para tí.

Esa vocecita se llama MIEDO, y su función es protegerte del peligro, de lo desconocido, impidiendo que salgas de tu zona de confort.

Entonces es cuando aparecen las dudas, y acabas dudando hasta de tí misma.

Tu objetivo cada vez te parece más inalcanzable y no te sientes preparada para lograrlo.

Y es que tus resultados no pueden ser mayores que tu identidad.

Por eso es fundamental, construir la identidad adecuada.

No se trata de ser quien no eres, sino de ser la mejor versión de tí mism en cada etapa de tu crecimiento.

icono-camino-inverso-8

¿Conoces la historia de los dos leñadores?

Erase una vez… en un pais no muy lejano…Dos leñadores que decidieron participar en un concurso de tala de árboles. Llegado el momento, ambos leñadores empezaron a talar al mismo ritmo. Pero al cabo de una hora uno de ellos dejó de talar. El otro se sorprendió enormemente al darse cuenta de que el otro había parado. Entonces pensó, ¿Ya cansado? “Pues yo no voy a parar, seguiré adelante y ¡le ganaré!”

Al cabo de un rato, volvió a escuchar el sonido del otro leñador talando árboles y de nuevo pensó, “Bueno, ya le he sacado ventaja ahora con seguir a su ritmo, gano seguro.”

A lo largo del día, la historia se reprodujo cada hora. Un leñador paraba un rato y el otro continuaba, convencido de que ganaría. Pero al terminar el concurso, para sorpresa de nuestro leñador incansable, ¡el ganador no era él! El otro le había sacado varios árboles de ventaja.

Indignado se dirigió hacia el jurado para impugnar el concurso. “Es imposible, yo no he parado en todo el día y seguía el ritmo del otro cuando él trabajaba. Y además él ha parado montones de veces. Es absolutamente imposible que haya ganado, ¡tongo!” Entonces, se acercó el otro leñador y dijo: “Bueno, en realidad, todo tiene una explicación. Sí, yo he parado cada hora un rato mientras tú seguías talando de forma constante, y aún así, si te he ganado ha sido porque cuando me paraba, me dedicaba a afiliar el hacha…”

Y es que no es cuestión de trabajar más tiempo o más duro,
sino de trabajar de forma más eficiente.

Cuando sientes que no avanzas
es momento de parar y afilar tu hacha:
TÚ.

Trabajaremos durante 4 semanas para…

Detectar qué es lo que te impide avanzar

Trabajar esos bloqueos, miedos o conflictos internos

Trazar un plan de acción que te ponga en marcha desde el primer día

Aprenderás a construir tú misma ese mindset guerrero y triunfador que necesitas.

A generar esa motivación, confianza y seguridad que necesitas para tomar mejores decisiones, pasar a la acción y alcanzar tu objetivo, sea cual sea.

Si ya estás preparada para empezar…