Cómo llevar a cabo ese proyecto con el que sueñas.

Cuando nos enfrentamos a un proyecto, a algo que queremos hacer surgen mil obstáculos, muchos de ellos provenientes de nosotros mismos. Por eso es importante que se asiente sobre buenos cimientos y se adopten algunas actitudes y acciones concretas.

A mí por ejemplo siempre me ha gustado escribir.

Para mí era algo terapéutico, una forma de expresar lo que llevaba dentro y de poder verlo así más claro. De crear algo mío, propio, personal, que a veces incluso también pudiera inspirar, entretener o al menos despertar algo en los demás.

No recuerdo muy bien en qué momento dejé de hacerlo, supongo que cuando empecé a pasar más de 9 horas al día frente a un ordenador redactando demandas, recursos y otros escritos legales que nada tenían que ver conmigo ni con lo que yo quería realmente escribir.

El caso es que cuando decidí crear este blog llevaba mucho tiempo sin escribir, lo que paradójicamente fue uno de los principales motivos que me llevó a crearlo.

Para mí era todo un reto,  y como casi siempre que me enfrentaba a un nuevo reto, me paralizaba. Por mis miedos, mi inseguridad, las altas expectativas, en definitiva, por el miedo al fracaso.

Me paralizaba y daba vueltas una y otra vez en mi cabeza.

Imaginaba cómo sería en mi mundo ideal, donde no hay lugar para las mediocridades, ni para errores, ni para críticas, ni para fracasos. Realizaba todo el proceso en mi mente, imaginaba cómo empezaba el proyecto, cómo lo ejecutaba, cómo evolucionaba.

Parecía una gran idea, me imaginaba consiguiéndolo, pero un instante después aparecía mi fantasma pesimista y me decía: -.”déjalo, sabes que no puedes, es imposible, vas a fracasar”.

Así que lo dejaba, me rendía antes de empezar. Me decía ¿para qué empezar algo que no tiene futuro? Si al final sólo hay fracaso, si al final sólo conseguiré frustración, si no voy a hacerlo como quiero ni obtener lo que espero ¿para qué esforzarme? ¿para qué exponerme a la humillación del fracaso? ¿para qué invertir tiempo y energía?

Y al final, lo dejaba…

Este proceso mental lo tenía tan interiorizado como el respirar.

Pero a poco a poco he ido venciendo esos miedos y creencias limitantes que siempre me han paralizado.

Sin embargo, no son pocas las veces que he conseguido cosas increíbles cuando ni siquiera me creía capaz.

Entonces ¿dónde está la clave?

¿Por qué unas veces sí y otras (la mayoría) no conseguimos  culminar un proyecto, una idea, un sueño?

Echando la vista atrás y analizando una a una mis experiencias, tanto éxitos como fracasos, he llegado a las siguientes conclusiones que quiero compartir contigo para que no caigas en los mismos errores que yo a la hora de materializar una idea o proyecto que tienes en mente.

#1 MOTIVACION.

Es fundamental comenzar un proyecto con altas dosis de motivación, sobre todo cuando se trata de una apuesta personal que rompe con todo lo establecido en tu vida.

Y es que a medida que vayas desarrollando el proyecto te encontrarás con trabas, problemas y momentos de duda y bajón. Por eso es fundamental que te aferres a tu motivación para superar esos momentos difíciles, que los habrá.

En mi caso, tenía una especialmente fuerte motivación, quizá porque llevo muchos años derrochando fuerzas y energías en actividades que no sólo no me motivaban, sino que detestaba y me frustraban. Y a pesar de ello he atravesado momentos de duda, inseguridad y desesperación.

Si no fuera porque me mueve el corazón y porque me he rodeado de grandes personas no hubiera lanzado mi blog y tú no estarías leyendo esto.

Seguro que hay algo que a tí te motiva especialmente, de lo que podrías estar hablando durante horas y a lo que no te importaría dedicar noches y hasta fines de semana. Eso es lo que deberías buscar en tu vida. Ya sea como hobby, como actividad complementaria, o por qué no, como actividad profesional.

Si detrás de un proyecto no hay motivación, tarde o temprano fracasará o simplemente se abandonará.

#2 COMPROMISO.

Cuando empezamos un proyecto lo hacemos llenos de energía, de ilusión. Estamos con la motivación a tope y nada se nos pone por delante.

Pero a medida que avanzamos van surgiendo dificultades, contratiempos, imprevistos que van minando nuestra moral y nos hacen desfallecer.

Cuando la motivación desaparece o flaquea tenemos que tirar del compromiso. Si estamos 100% comprometidos con nuestro proyecto seguiremos adelante aun cuando nos falten ganas o ilusión, sólo porque no podemos fallar a nuestro compromiso.

Hasta que superemos esas horas bajas, avancemos, veamos algún resultado y volvamos a tener la motivación a tope.

Antes yo pensaba que de motivación vivía el hombre, pero cuando se acababa me venía abajo y terminaba abandonando lo que tuviera entre manos. Ahora se que es porque no me identificaba con mi proyecto y no llegué a comprometerme al 100% con lo que hacía.

#3 ACTUA SEGÚN TUS PROPIOS VALORES.

Hace unos años no hubiera pensado que el estar alineados con nuestros valores y actuar en coherencia con ellos fuera tan importante para sentirse bien, para ser feliz, para deshacer ese nudo en el estómago.

Y es que para vivir una vida plena y con sentido es fundamental no estar en conflicto con uno mismo. Y eso se consigue, primero, definiendo tus valores, y segundo, actuando en consonancia con ellos.

A mí me ha costado casi 40 años definir mis valores y empezar a actuar en coherencia con ellos y no con lo que me dijeron desde pequeña que eran los valores “absolutos”.

Hoy en día es aún más difícil no dejarnos confundir por el incesante bombardeo de mensajes y propaganda mediática, que pretenden convertirnos a todos en corderitos para meternos en el redil y que no hagamos ruido.

No te dejes confundir por lo que nos dicen que es el camino y busca el tuyo propio, sólo tienes que escuchar tu voz interior y tener el valor de seguirla.

#4 HIGIENE INFORMATIVA.

Lo anterior nos lleva al tercer punto: mantener una buena higiene informativa.

Actualmente, a gracias a internet tenemos acceso a gigas y gigas de información.  Información que la mayoría de las veces no nos sirve para nada, que nos confunde y nos distrae de nuestro camino.

Por eso es importante seleccionar muy bien lo que leemos, escuchamos o percibimos de algún modo.

Elimina de tu día a día  aquello que no te aporta nada, que no te sirve, mejor poco y de calidad que mucho y banal. Conseguirás ahorrar tiempo para dedicarlo a lo que realmente te llena y te aporta valor. Haz la prueba!

#5 CONFIA EN TÍ Y EN TU PROYECTO.

Si tú misma no confías en tu proyecto ¿cómo van a confiar los demás?

Identifícate con tu proyecto, ama tu proyecto, haz que sea casi una prolongación de tí misma, y contagiarás esa seguridad y confianza a los demás.

Confía en tí  y no dejes que los que te rodean echen por tierra tus sueños. No permitas que nadie te diga que es una locura, o que no puedes hacerlo, porque si te lo dicen es porque ellos mismos  se ven incapaces de hacerlo.

Si dudas o no te crees a tí misma es imposible que tu proyecto salga adelante. Confía y alcanzarás tus sueños.

#6 APÓYATE EN GENTE CON TUS MISMOS SUEÑOS E INQUIETUDES. 

Durante el proceso de construcción de este blog he descubierto que rodearse de gente afín, con los mismos valores, sueños e intereses que tú también es una constante en todo proyecto exitoso que se precie.

Yo, que siempre he sido muy “Juan Palomo” y he ido por mi cuenta, sólo he podido culminar algo sólido cuando me he rodeado y me he apoyado en gente que tenía mis mismas inquietudes y que era más experimentada y con más conocimiento que yo.

Muchas veces nos empeñamos en hacerlo todo solos, pensamos que lo tenemos muy claro, o que con toda la información a la que tenemos acceso en internet podremos aprender a hacerlo por nuestra cuenta. Sí, por supuesto que esta es una opción, pero hay muchas cosas y detalles que no están en internet, aparte de la cantidad de tiempo que pierdes cuando buscas información  por tu cuenta.

Por no hablar de todo lo que personalmente aporta relacionarse con personas que comparten tus ideas, tus inquietudes y tus sueños y además te ayudan a realizarlos.

Así que no lo dudes, rodéate de gente afín a tu proyecto, pide ayuda y déjate aconsejar. Te sorprenderás de la cantidad de gente que está dispuesta a ayudarte.

Tampoco dudes en invertir en algún curso o servicio de asesoramiento si es necesario, será el dinero mejor invertido en tu vida. Puede que incluso encuentres gente que congenia tanto con tu proyecto que se convierten en parte de él.

#7 PASA A LA ACCION.

Una vez que hemos definido nuestros valores, que hemos decidido hacer aquello que realmente nos gusta y nos motiva, que hemos desechado de nuestro día a día aquello que no nos aporta nada, y que nos hemos dejado enseñar y aconsejar es hora de pasar a la acción.

Para ejecutar un proyecto hay que empezarlo.

Parece obvio, pero a veces no es tan fácil. Por supuesto que antes de empezar necesitamos investigar, recopilar información, formarnos, elaborar un plan de acción,  etc., pero hemos de emplear el tiempo justo y necesario para saber cómo empezar, para saber cómo, cuándo y dónde.

Si prolongamos en el tiempo esta etapa de preparación previa y retrasamos el paso a la acción, nos desgastaremos,  perderemos enfoque y empuje, y al final será un freno que nos llevará a las dudas, la inseguridad y muy probablemente al abandono del proyecto.

El temido parálisis por análisis…

Yo misma he sido víctima de esta trampa y te puedo asegurar que cuánto más tiempo estés bloqueada más te costará salir del pozo y pasar a la acción. Esto es como depilarse con cera, hay que hacerlo de un tirón y zas! sin miramientos.

#8 MEJOR HECHO QUE PERFECTO

Pues eso. Cuando sepas lo fundamental sobre cómo hacerlo ¡hazlo! ¡Empieza ya! Y luego poco a poco continúa investigando o formándote o mejorando tu técnica, pero con tu proyecto ya en marcha.

Sí, ya se, estoy un poco pesadita con esto, pero es que no quiero que cometas el mismo error que yo cometí.

Ese es el lema con el que me quedo después de todos estos meses de preparación del blog, porque cuando estuve a punto de tirar la toalla por entrar en ese bucle de inseguridad, indecisión y afán de perfeccionismo, alguien me dio este sabio consejo, un empujoncito para que dejara de procastinar y pasara a la acción de una vez.

Y al final conseguí  salir del bucle y tirar para adelante, aun sabiendo que el proyecto está muy lejos de lo que en mi mente tenía planeado.

Pero tenía que empezar.

Plantéate tu proyecto como un embarazo. Tienes un tiempo limitado para gestar un retoño, prepararte para el día del parto y mentalizarte de tu futura y próxima maternidad. Y cuando llegue el día indicado no puedes decir “¡nooo, aún no!”, “¡no estoy preparada!” o “¡aún no es suficientemente grande!”.

¿Te imaginas? Si dependiera de nosotras y de sentirnos seguras y preparadas al 100%  muy probablemente nos pasaríamos toda la vida embarazadas…

Sé que hay mil mejoras que podrían hacerse y que no a todo el mundo le va a gustar. ¿Y qué? He asumido que soy principiante, imperfecta, y seguramente me equivoque, y no hay nada de malo en ello, lo importante es aceptarlo y estar dispuesto a mejorar. Pero poniéndose en marcha.

Como dijo Machado “se hace camino al andar”.

#9 PERSERVERANCIA.

Si quieres que tu proyecto sea algo serio  y alcance un mínimo nivel de calidad  y resultados vas a tener que currártelo, y mucho.  Nada viene solo.

Pero  ¿qué mejor aliciente para dedicar todos tus esfuerzos que hacerlo en algo realmente tuyo?

Despliega todo tu potencial, haz tu máximo esfuerzo y verás que tarde o temprano verás resultados.

Y si no consigues el resultado que esperabas sabrás que no es por falta de empeño y esfuerzo. Analiza qué es lo que falla, busca otras opciones, inténtalo de otra manera, pero no dejes de trabajar y luchar por lo que quieres.

[Tweet “Persevera y te comerás el mundo”]

Y no olvides que en todo este proceso nuestra mente y nuestra sugestión juegan un papel importante, una vez que veamos algo realizado, aunque sea mínimo, nos motivará y animará a seguir trabajando. El propio evolucionar del proyecto nos dará pistas de cómo y por dónde seguir, tendrá vida propia y sólo tendremos que seguir caminando.

No tengas miedo de rectificar o corregir si te equivocas ¡no pasa nada! No significa que hayas fracasado o que no sepas hacerlo, sólo forma parte de la evolución del proyecto. Pero no te rindas, sigue avanzando, no abandones.

Recuerda lo que Edison decía cuando le preguntaban por todas las veces que había fracasado antes de inventar la bombilla:  “No fracasé, sólo descubrí 999 formas de cómo no hacer una bombilla”. ¿Ves? otro claro ejemplo de cómo las cosas aparentemente negativas siempre tienen su lado positivo.

Así que ya sabes, si tienes en mente un proyecto, pregúntante antes si realmente quieres hacerlo, si es algo que te motiva y te ilusiona, si encaja en tu manera de ver y vivir la vida, y si es así lánzate, apuesta por ello y da lo mejor de tí sin perderte en perfeccionismos, comparaciones o altas expectativas.

Se tú mismo, comprométete con tu proyecto y actúa como te salga de las tripas. Seguro que lo consigues.

Ojo, con esto no quiero decir que después no tengas que esforzarte y trabajar día a día en ello.

Por supuesto que tendrás que dedicarle todo tu empeño, pero si eres capaz de que ese esfuerzo no se te haga bola, y de que se te pasen las horas volando cuando estás dedicado a tu proyecto vas por el buen camino.

¡Deja los miedos y lánzate a por tu objetivo!

via GIPHY

Si lo que has leído te ha dado aunque sea un pequeño empujoncito para que pases a la acción ya estaré más que satisfecha. Y si te animas a compartir conmigo tu experiencia en algún proyecto que has iniciado y realizado me harías muy feliz.

¿Qué es lo que más te costó? ¿Qué otras técnicas o trucos utilizaste para superarlo? ¿Cuál es para tí la clave de que un proyecto salga adelante?

Maite Gómez
maite@caminoinverso.com

Un día descubrí que mi vida podía ser lo que yo quisiera, solo tenía que buscar en el sitio adecuado. Desde entonces mi misión es ayudar a otras personas a transformar su vida desde dentro, ser el catalizador de su poder interior. Quiero ser ese Camino Inverso que quiero ver en el mundo.

8 Comments
  • Amparo
    Posted at 00:36h, 28 octubre Responder

    Hola maite!! Ante todo, felicidades otra vez ..es increible lo bien que escribes y te expresas. Eres muy buena!!!! Ahora te explico un poco mis historias…Mi problema es que tendria que despojarme de muchas cosas para saber o conocer que es lo que realmentw me hace feliz. No he tenido mucho tiempo de pensarlo, quizas me he dejado llevar por la vida durante todos estos años y no he escogido mi camino. Yo pienso que me conformo y sigo. Creo que ha sido asi siempre. Y como lo que mas me asusta es salir de la zona de confort pues ahi voy..navegando como puedo y tirando por donde me llevan las olas. Lo que realmente me gustaria saber es que quiero hacer de verdad en mi vida. Hoy por hoy lo tengo claro y es cuidar de mis hijas, ellas son mi sueño y mi vida ahora. Pero supongo que tendria que complementar con mas cosas. Al fin y al cabo soy su modelo a seguir y me gustaria mostrarles a una persona realizada y segura. Lo primero que me falta es la base de la casa. Saber que es lo que quiero. Hacer algo que me llene de verdad. Mi trabajo me tiene un poco hastiada. Solo es un medio que me pwrmite ganar dinero y estar tiempo con mis hijas que para mi, bastante es ya. Pero no es algo que me llene y me haga feliz completamente. Todas esas actitudes tan buenas como la perseverancia, el teson, paciencia…crreo que no las tengo..bueno como tu dices, para lo que de verdad es importante para mi si las tengo. Pero aun sigo sin saber miy bien por donde tirar. Si quiero vivir aqui o en otro sitio. Si quiero trabajar en lo que hago o en otra cosa…mil dudas. Bueno, me despido que es un poco tarde y mañana por la mañana olivia no perdona. Me encanta leerte. Gracias amiga. Un besito muy fuerte.

    • Maite
      Posted at 14:32h, 28 octubre Responder

      Gracias Amparo!

      qué bien verte por aquí! Te entiendo perfectamente.

      Lo primero de todo, ser mamá de dos preciosidades es una gran labor que requiere todas esas cualidades que dices que no tienes. ¡Claro que las tienes! Esas y más. No te agobies con la idea de tener que encontrar otro trabajo o actividad que te llene, disfruta ahora de tus niñas y de las cosas buenas que te da tu trabajo.

      Y mientras tanto, cuando te apetezca y estés más desahogada, investiga un poco en tu interior, qué es lo que te gustaría hacer de verdad, qué te apasiona, y cómo puedes aprovechar tu profesión, cualidades y situación actual para hacerlo. Los ejercicios que propongo en mi ebook pueden ayudarte.

      A veces no tenemos por qué cambiar de trabajo o de vida, sino cambiar nuestra actitud. Si tu trabajo te permite conseguir otras cosas que para tí son más importantes, adelante. Lo importante es que hagas lo que hagas lo hagas desde el convencimiento, desde el corazón y no por inercia o dejándote llevar por otros motivos, creencias limitantes u opiniones ajenas.

      Lo estás haciendo muy bien. Tus niñas estarán más que orgullosas de su supermamá 😉

      ¡Un abrazo inmenso!

  • Miguel Aguado
    Posted at 14:54h, 30 octubre Responder

    Hola Maite.
    Me has recordado cuando un cliente viene con ciertos “valores” y creencias preestablecidos y diciendo que quiere emprender un negocio, cuando al final se da cuenta y te ‘confiesa’ que lo que verdaderamente quiere es ser funcionario y permanecer en su zona de confort.
    ¡Acabáramos!
    Si realmente quieres emprender, si no eres conformista deberás alinear tus valores con tus creencias y no perder verdaderamente el foco.
    Efectivamente, la motivación, el compromiso y una convicción/determinación a prueba de balas marca la diferencia entre ser y estar.
    Yo quise ser y luego estuve, y abandoné un puesto público para dedicarme a mi pasión.

    Un fuerte abrazo y gracias por este post.

    • Maite
      Posted at 22:09h, 30 octubre Responder

      Hola Miguel,

      ¡enhorabuena por haber tomado tu propio camino inverso!

      Efectivamente son muchas las personas que no saben lo que quieren, y a la hora de la verdad prefieren quedarse en su zona de confort. Pero es una pena. Soy una defensora a ultranza del autoconocimiento, porque creo que todo, absolutamente todo empieza por ahí. Si no sabemos quiénes somos, cuáles son nuestros valores, nuestras necesidades y nuestras propias creencias jamás podremos saber hacia dónde dirigir nuestros pasos. Y jamás podremos vivir una vida plena y coherente con nosotros mismos.

      Me alegra ver que cada vez somos más los que no nos conformamos, y buscamos algo más en la vida que seguridad y rutina.

      Gracias por pasarte a contestar y ánimo en tu nuevo camino.

      Un abrazote!

  • Vero
    Posted at 16:25h, 30 octubre Responder

    Maite, qué maravilla de blog!!

    Este post me viene genial! Acabo de aceptar un proyecto con bastante más responsabilidad de lo que normalmente he tenido a lo largo de mi carrera y la verdad es que me han encantado los consejos. Está claro que no todo es motivación (que es muy importante para iniciarlo y aceptar) pero la perseverancia y el trabajo duro es que lo que finalmente te acaba recompensando. En cada proyecto me he sentido muy frustrada en muchas ocasiones, pero el resultado final siempre ha sido muy satisfactorio (y en el fondo lo que me hace seguir)

    Y yo también tengo el miedo ese de ¨y si no soy capaz¨ y siendo un proyecto en otro idioma casi da más miedo.

    En mis momentos débiles, que seguro que aparecerán, me volveré a leer este post!

    Sigue así!! y confía en ti, que lo estás haciendo de lujo!

    Un beso

    • Maite
      Posted at 22:37h, 30 octubre Responder

      Hola Vero,

      qué bien verte por aquí!

      Esas vocecillas derrotistas siempre van a estar ahí, pero en nuestra mano está hacer que no nos influyan demasiado. Por eso es tan importante la motivación y el compromiso con el proyecto, tanto como rodearse de gente que te apoye, te anime y te recuerde que tú eres capaz de todo.

      Seguro que triunfas en este proyecto, igual que en los demás. El que haya momento duros indica que vas por buen camino, porque siempre acabas superándolos y poco a poco vas creciendo y dejando atrás tu zona de confort y acercándote a la zona mágica.

      Animo con tu proyecto y vuelve a leer este post las veces que haga falta, pero nunca dejes de confiar en tí. Yo te prometo no hacerlo, jeje.

      Gracias por pasarte a comentar y por tu apoyo.

      ¡Un abrazo inmenso!

  • Lara Arruti
    Posted at 14:59h, 11 noviembre Responder

    ¡Hola Maite! ¡Qué buen artículo!
    Creo que todos deberíamos imprimirnos los puntos clave y ponerlo ahí en la pared. Una vez tienes la motivación, qué difícil resulta mantener la constancia y, sobre todo, el compromiso. Ese foco que nos guía. Lo veo día a día, en diferentes mundos, y la misma fórmula derrotista se repite…

    Me encanta la frase “Actúa como te salga de las tripas” 😀 Te la tomo prestada 😀
    Esta tarde no puedo verte, tengo un par de reuniones, pero ¡me hubiese encantado! Así que te mando un un abrazo maja! 😉

    • Maite
      Posted at 18:14h, 11 noviembre Responder

      Hola Lara,

      ¡qué bien verte por aquí!

      Empezar algo es fácil, pero seguir trabajando día a día, contra viento y marea, aun sin ver resultados, eso es lo difícil. Por eso creo que es fundamental el compromiso, y sobre todo dedicar el esfuerzo a algo que nos apasione. Para mí esa es la clave.

      Qué pena no verte esta tarde. A ver en la próxima 😉

      Un abrazo fuere y gracias por pasarte a comentar!

Post A Comment